miércoles, 18 de marzo de 2009

La Sal se podría utilizar como “antidepresivo”

 

 

image

Se la suele señalar como una de las principales causantes de la hipertensión y la retención de líquidos, entre otras enfermedades, pero el trabajo desarrollado por un equipo estadounidense podría reivindicar a uno de los ingredientes favorito de muchos a la hora de cocinar: la sal, por sus supuestas propiedades antidepresivas.


De acuerdo a una investigación realizada en ratas por científicos de la Universidad de Iowa, Estados Unidos, se determinó que cuando estas tienen deficiencia de cloruro de sodio (sal de mesa) no disfrutan de actividades de las que normalmente sí lo harían, como beber agua azucarada.


Para los responsables de la pesquisa, dada a conocer en un comunicado de la mencionada casa de estudio, este hecho induce a pensar que el déficit de este ingrediente puede provocar uno de los síntomas clave asociados con la depresión: la pérdida de interés por aquellas actividades que habitualmente resultan agradables.

Droga casera


En el caso de que la sal fuese realmente un componente que sube el estado de ánimo, se explicaría porqué se tiende a consumirla en exceso, a pesar de sus contraindicaciones para la presión sanguínea o las enfermedades coronarias. Según los expertos, se calcula que el consumo promedio es de 10 gramos al día por persona, cuando lo recomendable son cuatro gramos. Hoy, el 77 por ciento de nuestra entrada de sal viene de procesado y productos de alimentación de restaurante, como cenas congeladas y comida rápida.


Los científicos responsables de la investigación indican que la evolución puede tener algo que ver, ya que la especie pasó de ser una criatura que vivía en el mar a una de tierra, pero el cuerpo siguió necesitando del cloruro de sodio porque los minerales juegan un rol clave al permitir el paso de los fluidos dentro y fuera de las células y ayudando a las células nerviosas a transferir información hacia el cuerpo y el cerebro.


Asimismo, los experimentos realizados mostraron cambios similares en la actividad cerebral tanto si los roedores estaban expuestos a drogas como si lo estaban a un déficit de sal, fenómeno que sugiere que esta sustancia puede incluso ser adictiva.
“Esto sugiere que la necesidad de sal y las ansias puedan estar vinculadas a los mismos senderos cerebrales que aquellos relacionados con la drogadicción y el abuso”, dijo el psicólogo e investigador Kim Jonhson.

 

FUENTE: www.lanacion.com.py

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada